Antfa. +56 552 264 608 / Santg. +56 2-2721-0971 contacto@ingser.cl

Uno de los aspectos más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de elegir una piscina es su profundidad, por lo que conviene saber cuál es la más recomendada según el caso.

La profundidad de la piscina es un factor imprescindible que debes decidir antes de comenzar su construcción

y elegir el modelo. Puede ser variada en función del uso que quieras darle a la piscina, ya que no será la misma si

quieres bucear o saltar desde un trampolín o si solo quieres nadar.

A continuación te mostramos cuáles son las medidas más recomendables para el caso de las piscinas residenciales.

  • Área para niños: 90 cms: Las profundidades para niños permiten jugar y nadar, y al mismo tiempo tocar el fondo de la alberca con los pies y tener la cabeza fuera del agua. Con esto en mente, ten en cuenta que los niños crecen rápido y en un futuro no van a querer jugar en una alberca de esta profundidad.
  • Área para nadar: 110 cms: Para nadar, necesitas una profundidad que te permita un movimiento completo sin que te raspes las manos con el fondo. Si realmente estás interesado en nadar, deberías considerar el nado contra-corriente.
  • Deportes recreacionales: 110 -120 cms: Para actividades recreacionales como el volleyball y basketball, el agua debe estar a una profundidad donde los jugadores se puedan parar, nadar y generalmente moverse con facilidad. Idealmente, la profundidad debe ser uniforme en un área lo suficientemente grande para jugar y evitar dar una desventaja a un equipo.
  • Área recreacional y de descanso: 110-135 cms: Para descansar en la alberca, el agua debe llegar a la cintura. Como regla general, 110-120 cms será genial, pero si pocas personas usarán la alberca, se puede considerar una profundidad adaptada a esas personas.
  • Para clavados con los pies primero: 135 cms o más: Para evitar lesiones al echarse un salto a la alberca con los pies primero, el agua debe ser lo suficientemente profunda para absorber el impacto de la persona.
  • Para clavados con la cabeza primero: 280 cms o más: Ya sea saltar de un trampolín o de la orilla de la alberca, los clavados son la actividad más peligrosa de una alberca debido a las lesiones en la cabeza. Es por eso que debe haber una profundidad suficiente para absorber un impacto más grande. 

 

¿Múltiples profundidades?

Si sólo quieres realizar una actividad en tu alberca, entonces una sola profundidad te va a funcionar. Sin embargo, la mayoría de las personas tienen que balancear diferentes prioridades, y eso significa tener múltiples profundidades.

La alberca clásica tiene un lado no tan profundo de unos 110cms y eventualmente transiciona a un lado más profundo de 150cms o más. Otra opción es tener los extremos no profundos y el centro con mayor profundidad. 

Otro punto importante a considerar es el área de transición de profundidades (la pendiente). Entre mayor sea la diferencia en profundidades, más grande deberá ser la pendiente. En otras palabras, entre más grande sea la diferencia en profundidad, más grande deberá ser tu alberca. 

 

Dos puntos finales

Existen otros temas prácticos que podrán afectar tu decisión. 

Primero, una alberca profunda es más cara. Requiere más materiales y mano de obra para construir, más agua y más químicos para mantener. 

Segundo, es importante mantener la seguridad en mente. Desafortunadamente, no existe una profundidad que funcione para todos los escenarios. Aguas profundas son mejores para nadar y echarse clavados, mientras poca profundidad es mejor para la seguridad y los niños. El mejor consejo, es siempre tener en mente quién estará usando la alberca.

La profundidad promedio para el àrea de juego principal en una alberca es de 1.30m del piso al espejo de agua.

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies